arqueología

El tesoro de Boscoreale

Este mes en la revista "Historia" de National Geographic (num. 102) viene un reportaje sobre la historia de un precioso tesoro encontrado en Boscoreale que fue sepultado por el Vesubio y que hoy podemos disfrutar en el Museo del Louvre.  Dicho artículo se centra en la historia de su descubrimiento y como llega hasta el Louvre, pero apenas si habla de las piezas, por lo que la curiosidad me ha podido y he investigado un poquito.



El tesoro está compuesto por 109 piezas, la mayoría de ellas de plata, y está fechado en el siglo IdC.  Fue encontrado en Boscoreale (Nápoles) en 1894 en unas excavaciones arqueológicas  llevadas a cabo por Vicenzo de Prisco, en su propia finca.  Era la primera vez que las piezas veían la luz después de haber sido sepultado por el Vesubio durante su erupción.  Un hombre lo llevaba consigo cuando le sorprendió la muerte, no se sabe si lo estaba robando o huía con él del final fatal o lo estaba escondiendo pensando en recuperarlo cuando la pesadilla hubiese terminado.  Ambos, hombre y tesoro, fueron descubiertos junto a una prensa de uva ya que el lugar estaba ocupado por una villa rústica dedicada a la producción de vino.



El tesoro está compuesto por una vajilla completa de mesa  formada por bastantes objetos relacionados con el servicio del vino, tanto para mezclarlo como para verterlo.  Los romanos tenían una forma peculiar de beber vino y es que antes de escanciarlo en la copa lo mezclaban con especias y lo filtraban, para ello utilizaban unos cuantos objetos como cucharones, cucharas, coladores y la llamada oinochoe que era una jarra con la que se escanciaba el vino ya listo para servir.  Completan la vajilla varias bandejas, con las que se servía la comida en la mesa, saleros y recipientes para salsas.



También relacionadas con el vino el tesoro tiene varias tazas, curiosamente con decoración temática por parejas, de tipo animal, vegetal, mitológica o incluso con temas políticos (una de las tazas es la denominada "Augusto y Tiberio"), o irónico como la "taza de los esqueletos" que recordaba al comensal la brevedad de la vida y que hay que disfrutar del hoy porque el mañana es incierto.  Otras tazas tienen decoración relacionada con los banquetes.  Son curiosas otras dos tazas con una imagen en relieve en el fondo de un busto, es el retrato de un hombre desconocido y una mujer que destaca por su peinado a la moda y que se ha querido interpretar como los padres del propietario del tesoro, cuyo nombre desconocemos. 



Además el tesoro tiene tres espejos de plata, y joyas de oro, probablemente pertenecientes a la esposa del dueño de la villa, decorados con temas relacionados con la sensualidad femenina.  El "espejo de Leda" lleva en el centro un medallón donde se representa el mito de Leda y Júpiter, este representado como un cisne.  Otro de los espejos lleva la imagen de Dionisos con aspecto patético.  El tercero tiene el disco vacío pero destaca por que el mango termina en piel de león, en clara relación con el migo de Omphale.



Bien podría ser la vajilla mostrada en un cartibullum.  Si quieres saber más sobre este pincha aquí.

About María Engracia Muñoz-Santos

2 comentarios :

  1. Muy interesante. Enhorabuena una vez más, ME.

    ResponderEliminar
  2. Cuando te pones, te pones ... me voy a pensar otro encargo, hummmm........
    Felicidades, tues entradas son magnificas.
    Creo que eres una gran colaboradora de la cultura clásica.
    Un beso.
    Francesc

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.