Arqueología de España

Excavando en el Puig de Alcoi

Estos días estoy excavando en El Puig de Alcoi así que no tenía mejor excusa que escribir sobre el yacimiento.

Vista aérea del yacimiento

Todas las mañana subimos medio kilómetro con 60 metros de desnivel, por una pista forestal, entre pinos y encinas, hasta llegar al yacimiento.  El poblado ibérico ocupa toda la cima de la montaña.  Se encuentra a 890 metros de altura y las vistas son impresionantes.

Vistas desde el yacimiento


El poblado comenzó siendo ocupado en época de la Edad del Bronce, durante gran parte del primer milenio aC aunque los restos más visibles son los del siglo IVaC.  Se encuentra en la zona denominada La Hoya de Alcoi, que durante el siglo V aC estaba ya bastante habitada.  Es en este momento cuando las novedades culturales de la cultura ibérica comienzan a llegar a la zona, a la vez que comienzan a penetrar novedades culturales de pueblos Mediterráneos como fenicios y púnicos: la metalurgia de hierro y el torno.  Entrarían en la zona subiendo el río Vinalopó  y luego siguiendo los valles de Barxer, Bañeres y Benejama.   Es en este momento cuando podemos encuadrar el yacimiento.

Otra vista desde el yacimiento

El Puig dominaba desde el sur la partida de La Canal, dedicado a la agricultura y que era, como ya he comentado, corredor de comunicaciones.  Destacan a su alrededor los bosques del Carrascal de la Font Roja al Sur y Els Plans al noroeste.


Una vista más del paisaje desde el yacimiento, es decir, de la zona controlada desde el poblado, como las otras fotos anteriores.

Cuando llegas al poblado, subiendo por el mismo camino que utilizaron los propios íberos, lo primero que encuentras en una torre de poco más de 2 metros de altura, en su momento pudo llegar a medir los 4 metros, medía 5x12metros y realizada con grandes piedras talladas montadas en seco.  Lo que ahora venos es la reconstrucción  de los arqueólogos de hace unos años.  La torre está en el lado derecho y al izquierdo encontramos la puerta de entrada, retranqueada respecto a la torre.  Esto tiene un sentido práctico: la mayoría de personas al ser diestras llevan el escudo en la izquierda y la lanza en la derecha, así que el lado más débil es el derecho para poder descargar sobre él todo aquello que se quisiera desde la torre.  En una segunda fase del ataque antes de llegar a la puerta, y debido a lo estrecho del camino y lo angosto, desde la torre podría seguir arrojándose por ejemplo piedras para defender el poblado.  Es obvio que existía una necesidad defensiva en la ubicación del poblado.

Reconstrucción de la torre de entrada

La torre de entrada

Consolidación de la torre de vigía y entrada al yacimiento

Todo el poblado estaba amurallado, incluso por los lados menos accesibles, es una pena que se perdiese a principios de siglo, cuando un terrateniente compró El Puig para plantar viñas y lo aterrazó utilizando las piedras de la zona, es decir, las del derrumbe de la muralla y de las casas.  Al mismo tiempo estos aterrazamientos han conservado gran parte del yacimiento y de su información, al no permitir los corrimientos de tierra y al servir de protección como pequeñas capsulas del tiempo.

Camino de entrada al poblado desde la torre

Camino de entrada al poblado

El poblado deja de estar habitado, al parecer, a causa de trifurcas con le cercano poblado de la Serreta de Alcoi, que es cuando crece de forma significativa.  Así que se piensa que la población de El Puig podría haber pasado a la Serreta.

Muralla en uno de los laterales, bajo ella el terraplén.

Vista de las zona superior del yacimiento

Dentro del yacimiento encontramos viviendas de una o varias habitaciones, con la estructura típica de los poblados íberos de planta cuadrangular con cimiento de piedra trabada con barro y alzado de tapial, por lo que se ha perdido.  En ellas, durante campañas anteriores, han aparecido hogares, bancos de piedra adosados a muros y cerámica de varios estilos, destacan una crátera de la Magna Grecia, y otras piezas ibéricas, falcatas, puntas y regatones de lanza, pesos de balanzas, hebillas y pesas de telar.  Lo habitaban unas trescientas personas.  Y estas casas estaban articuladas entorno a una calle, que siempre que la topografía lo permitía eran rectas.

Crátera de la Magna Grecia encontrada en campaña anterior en el yacimiento.


About María Engracia Muñoz-Santos

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.