Arqueología de España

La palestra griega y romana

Los primeros en nombrar el edificio dedicado al ejercicio y entrenamiento de lucha fueron los griegos, que la denominaron παλαίστρα.  Un gimnasio que se preciase debía tener este espacio entre sus construcciones aunque a veces podía aparecer una palestra sin estar asociada a un gimnasio.



La palestra era construida siguiendo un modelo que se estandarizó en el siglo IVaC.  Se encontraba anexada a los baños  y en época romana lo estarían a las termas.  El conjunto tenía forma cuadrangular, con peristilo en su zona interior en el que tres de sus columnas son simples.  A su alrededor se abrían pasillos espaciosos con asientos para conversar sobre filosofía, retórica, literatura, etc.  A través del porticado se accedía a las habitaciones construidas a su alrededor.  Estos cuartos eran utilizados como baños, vestuario, almacenes, aulas para el aprendizaje teórico...  En el centro estaba el área de las actividades de los deportistas, a la derecha era donde se realizaban ejercicios de boxeo, un cuarto para la aplicación de arena y una sala para lavarse.  A la izquierda estaba la estancia para las unciones de aceite, los baños fríos y un pasillo que llevaba hasta los baños calientes y los de sudor.  

Palestra de Segóbriga


Vitruvio nos dice acerca de estos singulares edificios:  

"Aunque en Italia no tenemos costumbre de construir palestras, no obstante debe explicarse e indicarse cómo las construyen los griegos, al menos ésa es mi opinión, tal como nos las han legado. En las palestras deben formarse peristilos cuadrados o alargados; el perímetro del paseo que las
circunvala medirá dos estadios, en griego diaulon; tres pórticos serán sencillos y un cuarto pórtico 
será doble, que estará orientado hacia el sur con el fin de que, cuando arrecien tormentas 
acompañadas de viento, el agua no pueda penetrar en la parte interior. En los tres pórticos 
sencillos se ubicarán unas espaciosas «salas de tertulia» con asientos, donde puedan exponer sus 
opiniones y puedan discutirías los filósofos, los retóricos y otros hombres de ciencia a quienes 
agradan estos estudios. El pórtico doble constará de los siguientes elementos: en su parte central, 
un "efebeo", para ejercitarse los jóvenes, cuya longitud será una tercera parte mayor que su 
anchura; en la parte derecha se instalará el "scoricco" y junto a él, el "conisterio"; desde el 
conisterio hasta el rincón o ángulo del pórtico se instalará una sala de baños, de agua natural, que 
los griegos llaman loutron; en la parte izquierda del efebeo estará situado el "eleotesio" (estancia 
para masajes con aceite) y muy cerca de él, el baño de agua fría; desde este baño hasta la esquina 
del pórtico correrá un pasillo o acceso hacia el "propnigeo". Pasando dentro, frente al baño de agua 
fría se situará una sauna abovedada con doble longitud que anchura; en sus ángulos o esquinas 
por una parte estará el lacónico, con la misma estructura que antes hemos descrito y, frente al 
lacónico, se ubicará la sala para lavarse con agua caliente. Los peristilos deben distribuirse en la palestra, como anteriormente se ha descrito.  Fuera de la palestra se abrirán tres pórticos: uno para 
quienes salen del peristilo y los otros dos, situados a derecha e izquierda, para que se ejerciten los atletas; de estos dos pórticos, uno quedará orientado hacia el norte, tendrá dobles columnas y una anchura extraordinaria; el otro pórtico será simple; entre la parte próxima a la pared y entre la que está al lado de las columnas se trazarán unos lindes, a modo de senderos, excavados en su parte intermedia, cuya anchura no será menor de diez pies. Los escalones para descender a la plataforma tendrán unos márgenes de pie y medio y la plataforma no menos de doce pies; así quienes vayan paseando vestidos por los márgenes no serán molestados por los atletas ungidos con aceite. Los griegos llaman xystos a este pórtico, ya que los atletas se entrenan en estadios cubiertos, durante el invierno. Cerca del xisto y del pórtico doble se dispondrán unos paseos al aire libre —en griego, paradromidas— que nosotros llamamos xistos: durante el invierno los atletas se ejercitan en estos paseos, sí hace buen tiempo. Los xistos deben construirse siguiendo el siguiente plan: entre los dos pórticos se plantarán unos plátanos y a través de ellos se trazarán paseos y lugares de reposo, construidos con «mortero de Signia». Detrás del xisto se construirá un «estadio», donde un gran número de espectadores, sin apreturas, pueden observar las competiciones de los atletas. He descrito con todo detalle los edificios que parecen necesarios dentro de las murallas de una ciudad, con el fin de distribuirlos convenientemente." 




Palestra en Pompeya
En época romana, además, los "ludus" o fincas donde vivían y entrenaban los gladiadores tenían su propia palestra, también se trataba de patios porticados, sin aperturas hacia el exterior donde aprendían los futuros gladiadores el arte de la lucha, de ahí viene la frase "saltar a la palestra"

About María Engracia Muñoz-Santos

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.