Egipto

La Piramidología: una gran imaginación.



Mucho se ha especulado a lo largo de la historia sobre las pirámides y hay que tener en cuenta que, aunque cuando hablamos de pirámides las que nos vienen a la mente son las de Keops, Kefrén y Mecerino (Dinastía IV), se erigieron más de un centenar de ellas en todo Egipto, en Saqqara, Meidum, Dahshur, Abu Rawash, etc.

He pensado que podría ser divertido hacer una pequeña recapitulación sobre las teorías más fantasiosas acerca de estas grandes construcciones, son curiosas, variadas y extrañas, todas ellas hipótesis desechadas sobre estos grandes monumentos, muchas de ellas terminarán degenerando en las ya conocidas y más extremas de ufólogos y similares que otorgan la construcción de una de las maravillas del mundo a seres superiores.

Son muchas las descripciones sobre los monumentos a lo largo de la historia pero es al llegar al siglo XIX es cuando comienza a especularse pseudocientíficamente a cerca de estos grandes monumentos, especialmente sobre la Pirámide de Keops.

En 1859 John Taylor publica The Great Pyramid: Why Was It Built? An Who Built It?, según él los egipcios no tenían los conocimientos (de ningún tipo) para construir las pirámides, así que quienes construyeron estos monumentos tenían que haber sido inspirados por Dios y debían ser por lo tanto una raza elegida.


Charles Piazzi Smith creía que un Divino Geómetra había inspirado las pirámides. Piazzi las midió y comprobó que la Gran Pirámide contenía en sus dimensiones el número Pi, la duración del año, la circunferencia de la Tierra y la distancia al Sol. En las medidas de los pasadizos internos, Smyth creyó descubrir los planes divinos respecto al mundo.

Richard Proctor en 1883 publicaba en The Great Pyramid defendiendo la idea de que la pirámide de Keops había sido un observatorio astronómico, la pendiente del corredor descendente y la Gran Galería serviría para visualizar las estrellas Alfa Draconis y Alfa Centauri respectivamente, eso durante las 50 primeras hiladas, luego Keops terminaría de construir la pirámide y la convertiría en su sepultura.

Ya en el siglo XX Davis Davidson (the Gread Pyramid, Its Divine Message, an original Co-ordination of Historical Documents an Archaelogical Evidences), en 1924 defendía que la Gran Pirámide esconce fechas proféticas tras las medidas exactas que es preciso saber desvelar.


Helena P. Blavatsky en Isis sin velo a finales del XIX dice que la Gran Pirámide es un “templo” y en ella se iniciaba a la familia real, el sarcófago de Keops era una “fuente bautismal”.



En 1971 André Pochan dice en L’Enigme de la Gran Pyramide que la pirámide de Keops es un tumba y además un lugar de iniciación isíaca.


El principal problema, y que conlleva tanta especulación, es la falta de documentos acerca de las pirámides por parte de los antiguos egipcios, hubiese sido muy práctico el tener documentos de primera mano y hubiesen acallado muchas bocas y terminado con muchas dudas, pero la mente humana, morbosa, se divierte formulando hipótesis al respecto. Y aún hoy en día se sigue especulando sobre el tema.

About María Engracia Muñoz-Santos

1 comentarios :

Con la tecnología de Blogger.