El Jesús de la capilla arzobispal de Rávena: interpretando una imagen en #AprenderConLaMirada

 


La Capilla de arzobispal de Revena. Mosaico del siglo V d. C. 

En la foto vemos representado a Cristo vestido como un soldado, portando la cruz al hombro como si fuese un arma, en alusión a su suplicio claro, que... 


Pisotea, y por lo tanto, destruye una serpiente y... 




Un león. 


Tradicionalmente se ha pensado que esta escena hace referencia al Salmo 90:13 de la Biblia donde se dice que el hombre tiene que superar el mundo natural que es peligroso para alcanzar la salvación. 

Mi colega Lorenzo Carballo me apunta que otros dos hacen referencia al tema: Salmo 91:13 que dice “Sobre el león y la cobra pisarás; hollarás al cachorro de león y a la serpiente”, y me añade otra referencia más: Pedro 5:8: “Sed (de espíritu) sobrio, estad alerta. Vuestro adversario, el diablo, anda (al acecho) como león rugiente, buscando a quien devorar”. 

En el libro leemos el texto:

"Ego sum via, veritas et vita" 

"Yo soy el camino, la verdad y la vida." 

* * * * *

Pero... y si lo interpretamos de otra forma? Veamos:

¿Y si la serpiente no es el Demonio? es Roma.  ¿Porqué?  Roma siempre ha utilizado las serpientes como las que ponían en relación el mundo de los antepasados (los muertos) con el mundo de los vivos.  Son animales que viven entre la superficie y el interior de la tierra y en Roma se las representaba en los lares de los hogares.  Para un romano tenía un significado muy importante y las serpientes se representan constantemente en muchos lugares, recordemos que incluso adornan joyas.

El león es la naturaleza, la fuerza de la naturaleza, para un romano siempre lo fue. Los llevaban a la arena de los edificios de espectáculos y allí los mataban, porque dominar la naturaleza y dominar a las personas era lo mismo que dominarlo todo.  El Imperio romano lo dominaba todo, por lo tanto.

Que Jesús aquí esté representado como un soldado es interesante.  Es un guerrero, un luchador, un general, un imperator. Un dominador victorioso.  Ojo, no mata a los animales, solo los subyuga, domina sus movimientos, él levanta el pie cuando quiera, los ahoga si lo desea.  

Jesús así pisa la serpiente (Roma) y pisa un león (la naturaleza).  Porque Jesús y Dios lo dominan todo: la serpiente como Roma y la civilización y el león como la naturaleza.  


Comentarios

Entradas populares