Espectadores en la carrera de carros en honor a Patroclo

Cuenta la Ilíada que la primera competición que se realizó en honor a Patroclo fue la carrera de carros y nos dice en el canto XXIII (445-465):

"Los argivos, sentados en el recinto de la reunión, miraban 
los caballos, que volaban por la llanura en una nube de polvo.
Idomeneo, jefe de los cretenses, divisó el primero los caballos, 
sentado fuera del recinto de la reunión en un alto otero.
Al oír la voz del conductor, aunque estaba lejos,
la reconoció y divisó el caballo que se destacaba delante,
que era todo él bermejo excepto en la frente, donde
tenía una marca blanca, redonda igual que la luna. 

Se puso de pie y erguido proclamó entre los argivos:
«¡Amigos, de los argivos príncipes y caudillos!
¿Soy yo el único que columbra unos caballos, o también vosotros?
Unos me parecen ser los corceles que van por delante,
y otro distinto se me figura que es el auriga 386. Sin duda allí 
en el llano han sufrido un accidente las que habían sido mejores
hasta allí. Las he visto girar primero alrededor de la meta;
pero ahora no logro verlas por ningún lado, aunque mis ojos
escrutan ansiosamente con la mirada la llanura troyana.
O será que al auriga se le han escapado las riendas, no ha podido 
frenar bien al girar en la meta y no ha logrado tomar la curva.
Allí me imagino que se habrá caído y habrá hecho añicos el carro,
y que las yeguas se habrán desbocado por el ardor de su instinto."




Este es uno de los pocos fragmentos que conservamos donde aparece representado el público durante una carrera de carros griega.  Parece que perteneció a un vaso que se rompió ya en la antigüedad y entonces fue pegado.  Se le atribuye al pintor Sofilos y se conserva en el museo de Atenas.

Podemos leer en la inscripción el nombre de Patroclo, así que no hay duda que se trata de este momento contado por Homero en la "Ilíada".  



Por el lado izquierdo aparecen 4 caballos pertenecientes a una cuadriga, aunque el carro y el auriga se ha perdido.  En el lado derecho, sentados, los espectadores están sentados en unos asientos organizados en escalera.  Curiosamente unos miran hacia el lado de la carera, se cree que los otros mirarían a otra de las competiciones que Aquiles organizó en honor a su amigo, pero también se ha perdido

Lo más curioso de todo es que los espectadores alzan las manos, parece que animan a los aurigas y los caballos.


Traducción de la "Ilíada" de Homero de la ed. Gredos.

Comentarios

Entradas populares