calendario

Los meses del año en el calendario romano




Nuestro calendario es, sin duda, una de las herencias del mundo romano que más pasa inadvertida. Algo tan cotidiano como son las fechas señaladas, los nombres de los meses, de los días, la forma en que los contabilizamos y los agrupamos... se lo debemos, en gran parte, a Roma. 

Pero, el calendario sufrió varias modificaciones en la dilatada historia de Roma hasta llegar al que hoy utilizamos.

Se distinguen tres etapas en la fijación del número de días y meses del año.  Estas reformas se deben a la necesidad de solucionar el desfase entre el año solar y el año lunar, puesto que debido a este desfase los meses se corrían y no servían para contabilizar el tiempo respecto a las estaciones del año, base fundamental de una sociedad de tradición agrícola y ganadera.

EL CALENDARIO PRIMITIVO o calendario de RÓMULO

- No tenía número de días fijo.
- Los meses eran 10.
- Algunos meses tenían 30 días y otros 31.
- El año comenzaba en marzo y terminaba en diciembre, después de este mes había un periodo de tiempo que no se contabilizaba en el que se realizaban ritos de purificación de cara al comienzo del año.
- Los meses tenían dos tipos de nombres, los primeros que estaban dedicados a dioses y los siguientes que tenían el del lugar que ocupaban: martius, aprilis, maius, iunius, quintilis, sextilis, septembris, octobris, novembris y decembris.  

EL CALENDARIO REPUBLICANO atribuído a NUMA POMPILIO, segundo rey de Roma

- Era de 355 días.
- Con 12 meses: 8 eran lunares y 4 de 31 días.
- Se añadieron los meses de enero y febrero, pero al final del año.
- Entre el año solar y el lunar había un desfase de 10 días, así que cada cada dos años se intercalaba un mes de 20 días denominado mensis intercalaris, pero no siempre se realizaba con precisión.
- Los meses tenían los siguientes nombres: martius, aprilis, maius, iunius, quintilis, sextilis, septembris, octobris, novembris, decembris, ianuarius y februarius.

EL CALENDARIO JULIANO modificación del anterior por JULIO CÉSAR

- Era de 365 días.
- Tenía 12 meses
- A partir del año 46 aC comienza a funcionar este calendario, así que deja de existir el desfase entre el tiempo solar y el lunar.
- Pero seguía existiendo un desfase de 6 horas puesto que el año solar era de 365 días más esas horas.  Así que cada cuatro años se intercaba un día entre el 24 y el 25 de febrero.  Como se añadía un día, el sexto antes del 1 de marzo, se le denominó bis sextum, y de ahí que nosotros lo llamemos a ese mes "bisiesto".
- Los nombres de los meses seguían siendo los mismos que con Numa pero en el año 44 aC Marco Antonio realizó un cambio: al mes quintilis se le denominó julius en honor a Julio César.  El 23 aC hubo un segundo cambio, esta vez realizado por el Senado, al mes sextilis se le pasó a denominar augustus y a febrero se le quitó un día y se añadió a este.  Tiberio debería haber dado su nombre a septiembre pero no le gustó la idea y dejó de realizarse esta costumbre.

CURIOSIDADES:

El mes de febrero es el único que nos queda con 28 días en nuestro calendario.  

Los meses marzo, mayo y junio eran en honor a los dioses: Marte dios de la guerra y padre de Rómulo y Remo según la leyenda, de la diosa de la abundancia (Maia) y de la diosa del hogar Juno.  Abril (aprilis) hacía referencia a la apertura de las flores en primavera.  Quintilis fue cambiado por Julio César, que fue deificado tras su muerte, de ahí seguir con la tradición de darle nombre de un dios a un mes y lo mismo ocurrió a agosto con Augusto.

Así que ya sabéis, no es el 29 el día bisiesto, sino el día que intercalamos entre el 24 y el 25, una especie de "24bis".

Julio César hizo estos cambios asesorado por un astrónomo egipcio.  Se trataba de Sosígenes, pero esto ya lo dejo para otra entradita de blog...

El calendario juliano, base de nuestro actual calendario, sufrió algunos cambios posteriormente, pero eso ya es otra historia.





About María Engracia Muñoz-Santos

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.