Arte

El rapto de las Sabinas de Picasso.

Isabel Barceló, en su conferencia del miércoles pasado titulada "Tras las huellas de Rómulo y Remo, la leyenda de la fundación de Roma y sus vestigios en la ciudad actual" que impartió en el Museo L'Iber de Valencia, me descubrió esta obra que Picasso pintó entre 24 de octubre de 1962 y el 7 de febrero de 1963: "El rapto de las Sabinas".




Se trata de una interesante interpretación del cuadro, con el mísmo título, que pintó Poussin en 1638:


Jacques-Louis David, pinta en 1799, el episodio posterior al rapto. Cuando los Sabinos acuden a Roma para salvar a sus hijas. Estas se interponen entre sus padres y sus maridos con sus hijos. Ni querían quedarse huérfanas ni viudas. Así que obligan a ambos bandos a deponer las armas:

Picasso realizó una serie de cuadros y dibujos, entre el 24 de octubre de 1962 y el 7 de febrero de 1963, que recreaban la leyenda romana.

La causa de la realización de este cuadro fue el rechazo del pintor a la guerra. 

A finales de 1962 había estallado la crisis de los misiles en Cuba y comenzaba el enfrentamiento entre Estados Unidos y la Unión Soviética, con importantes consecuencias psicológicas en la población mundial. 

Fue un momento álgido durante el conflicto denominado la Guerra Fría. Rusia había instalado en la isla caribeña una serie de misiles nucleares soviéticos que apuntaban directamente a territorio norteamericano; crisis que duró aproximadamente cinco días, entre el 22 de octubre, cuando el presidente Kennedy se dirigió al país, y el 27 de ese mismo mes, cuando se desactivó la crisis al proponer el premier ruso Kruschov el desmantelamiento de las bases de misiles nucleares instaladas en la isla. 


El miedo al conflicto bélico, y a la catástrofe nuclear en que podía acabar esta guerra, fue lo que llevó a Picasso a pintar esta obra que refleja todo el miedo y la desesperación del autor y de la sociedad contemporánea.

About María Engracia Muñoz-Santos

1 comentarios :

  1. Estupenda entrada, Mª Engracia. Los viejos mitos siguen siendo válidos y tienen una gran fuerza simbólica, como demostró Picasso, que entonces tenía ya más de 80 años. Gracias por citarme. Besazos.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.