Arte

Espartanos, ¡luchad!

Detalle de la decoración



Pues es hermoso morir si uno cae en vanguardia 
como guerrero valiente que por su patria pelea. 
Que lo más amargo de todo es andar de mendigo, 
abandonando la propia ciudad y sus fértiles campos, 
y marchar al exilio con padre y madre va ancianos, 
seguido de los hijos y de la esposa legitima. 
Porque ese será un extraño ante quienes acuda 
cediendo a las urgencias de la odiosa pobreza. 
Afrenta a su linaje y baldona su noble figura 
y toda clase de infamia y ruindad le persigue. 
Si un vagabundo así ya no obtiene un momento de dicha 
ninguno, ni vergüenza ni estima ninguna, 
entonces con coraje luchemos por la patria y los hijos, 
y muramos sin escatimarles ahora nuestras vidas. 
!Ah, jóvenes, pelead con firmeza y codo a codo; 
no iniciéis una huida afrentosa ni cedáis al espanto; 
aumentad en vuestro pecho el coraje guerrero, 
y no sintáis temor de hacer frente al enemigo! 
y a vuestros mayores, que ya no conservan ligeras las rodillas, 
a los viejos, no les abandonéis atrás al retiramos, 
Vergonzoso es, desde luego, que, caiga en vanguardia 
y quede ante los jóvenes tumbado, un hombre ya maduro, 
que tiene ya blanca la cabeza y canosa la barba, 
y queda exhalando su animo audaz en el polvo, 
con el sexo cubierto de sangre en sus manos 
-bochornoso espectáculo es ése y exige venganza- 
y su cuerpo desnudo. En cambio, todo es bello en un joven, 
mientras la flor flamante de la amable juventud posee. 
Es admirado por los hombres y suscita el amor en las mujeres 
mientras esta vivo, y hermoso es si cae en vanguardia. 
Así que todo el mundo se afiance en sus pies 
y se hinque en el suelo mordiendo con los dientes el labio.

(Frag. 6 Y 7 D - Tirteo de Esparta)


Crátera de volutas de figuras rojas

About María Engracia Muñoz-Santos

1 comentarios :

  1. Bellísimo canto. Pero también me produce pesar: que hayan de morir los hombres en el campo de batalla y que sea más honroso el caer en vanguardia con mayor juventud. A cuántos jóvenes, desde entonces, se ha tragado la guerra. Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.