Contemporánea de España

José I, el rey que pudo haber cambiado España

De él se decía que era borracho y jugador, y por ello le pusieron el apodo de Pepe Botella. Ahora se sabe que fue muy importante su labor reformista durante su corto y turbulento gobierno de España, que era un rey preocupado por sus súbditos llegando incluso a intentar preservar la independencia española frente a Francia. Quiso resolver los problemas que la tenían asediado nuestro país.

José Bonaparte (7 enero 1768-28 julio 1844) era el hermano mayor de Napoleón Bonaparte. Fue rey de España entre el 6 de junio de 1808 y el 11 de diciembre de 1813, antes había sido monarca de Nápoles y estaba acreditado como un buen rey. Llegó a España para ocupar el trono en muy mal momento, era el intento de Napoleón de acallar las revueltas, pero en España no se le veía como la vía de escape del sistema del Antiguo Régimen sino que se le identificaba con las odiadas tropas francesas que ocupaban el país, era un rey intruso solo apoyado por los llamados afrancesados, en muchos de los casos obligados a ser seguidores del francés.



Su reinado fue movidito, a los 8 días de haberse instalado en el trono Francia era derrotada en Bailén y tuvo que abandonar Madrid. Napoleón consigue de nuevo avanzar en territorio español y José vuelve a la capital, iniciándose el gobierno propiamente dicho, llegando a querer lo mejor para España se enrarecieron las relaciones con su hermano.

Los objetivos de José I para cambiar España eran claros: racionalizar, centralizar, liberalizar, educar y urbanizar. Pero el mayor problema de José era su hermano Napoleón, que en ningún momento estuvo dispuesto a renunciar al control directo sobre territorio español, y para ello creó 4 gobiernos militares en la frontera con Francia: Cataluña, Aragón, Navarra y Vizcaya dándoles a generales militares plenos poderes civiles y militares sobre ellos, lo que no facilitaba la posición de José que además de privarle de importantes recursos suscitaba enormes recelos que lo veían como una amenaza para la integridad nacional, José amenazó con abdicar, pero Napoleón hizo oídos sordos.




Cuando las tropas francesas fueron definitivamente derrotadas José tuvo que huir hacia Valencia donde fue temporalmente exiliado hasta que fue evacuado definitivamente. Napoleón firmo el Tratado de Valençay y Fernando VII volvía a ser rey de España, entonces el país daba un tremendo salto hacia atrás, perdiendo todas las reformas modernizadoras que José I había promulgado: la abolición de los derechos señoriales, la abolición de las órdenes religiosas masculinas, la desaparición de la Santa Inquisición, la centralización de la administración, la división del territorio en 38 prefecturas para hacer más fácil la administración, la creación de escuelas secundarias en las grandes ciudades, e incluso el embellecimiento de la ciudad de Madrid al que dio grandiosidad con reformas urbanísticas como la mejora el alcantarillado.

De él se cuenta que era un hombre bueno y bien intencionado, y que incluso ayudó personalmente en ocasión de la gran hambre que pasó Madrid en 1811-1812, visitando los barrios más afectados de la capital y ayudando a los más pobres.

About María Engracia Muñoz-Santos

1 comentarios :

  1. En Madrid popularmente conocido como Pepe Plazuelas, precisamente por esas tareas que citas, muchas de las cuales fueron abrir espacios en el abarrotado centro de Madrid, sobre todo en los alrededores del Palacio Real, con la Plaza de Oriente como más significativa.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.