anfiteatro

¿Perdón o muerte?

La imagen es la siguiente: el gladiador está herido, en el suelo, se sujeta a su contrincante, le enseña el cuello, guía el arma del victorioso, desea la muerte.  

Dice Séneca: "quien no aparta el cuello ni opone las manos, sino que valerosamente recibe el hierro" (De Tranquilliatate Animi, 11, 5) y "la garganta presenta al adversario y la errante espada él mismo fija [sobre el cuello]" (Espístolas, 30.8).


Dibujo de un relieve del teatro de Benevento (Italia)
s. I d.C.

El gladiador ganador duda, espera el veredicto del anfiteatro, la gente decide sobre si el luchador caído debe vivir o morir, la última palabra la tiene el editor (patrocinador del juego).

Es en este momento cuando uno espera que el público muestre sus pulgares.  Si los dirigen hacia arriba el derrotado será perdonado y vivirá, si lo hacen hacia abajo morirá.

¡¡Error!!

Y el culpable de esta interpretación fue el pintor del siglo XIX Jean-Léon Gérôme que imaginó esta escena tras un combate de gladiadores:




En ella vemos a un gladiador de tipo murmillo que pisa, victorioso, el cuello de su oponente que se encuentra en el suelo, podemos imaginar que debía de tratarse de un gladiador de tipo tracio.  En el siglo I d.C., el de esta pareja, era el combate más popular.

El murmillo mira hacia las vestales, vestidas de blanco, sentadas en una tribuna.  Estas muestran su pulgar hacia abajo, el gladiador derrotado está condenado.

El cuadro fue pintado en 1872 y se titula Pollice verso.  Se expone en Phoenix Art Museum.

Esta imagen de los pulgares ha sido perpetuada y grabada en nuestra retina gracias al cine.

El título del cuadro  Pollice verso (aunque en latín podría ser también pollice verso o converso pollice) hace referencia al pulgar, pero la expresión no dice específicamente como se mostraba este, sino que estaba "extendido hacia un lugar", ¿hacia arriba? ¿hacia abajo? o ¿bien hacia otro lugar?  Lo desconocemos.

Tenemos muy pocas referencias en las fuentes a este gesto y poco podemos deducir de ellas como podéis ver  vosotros mismos:

Juvenal, autor del finales del siglo I y principios del II d.C., nos dice "Éstos, otrora cornetas y visitantes sempiternos de la arena municipal, inflados carrillos conocidos en las ciudades, dan ahora combates de gladiadores, y cuando el público lo ordena volviendo el pulgar, degüellan indiscriminadamente." ("verso pollice vulgus cum iubet") (Sátiras, III, 36-37).

Otra fuente es Prudencio, de finales del IV y principios del V d.C., nos deja escrito "esta doncella recatada ordena, volviendo su pulgar, que revienten el pecho del hombre caído, para que no quede pizca alguna de aliento oculta en lo hondo de aquellos órganos vitales, mientras el gladiador se retuerce en estertores con la espada clavada bien hondo." (Simmanco, II, 1099).

Se ha especulado bastante sobre cuál sería el signo utilizado verdaderamente y al que hacen referencia los dos autores anteriores.  Que el signo existía es un hecho, cuál era este, no lo sabemos con exactitud.

Fuentes:

MAÑAS, A. "Gladiadores.  El gran espectáculo de Roma".  Ed. Ariel.
LILLO, F. "Gladiadores.  Mito y realidad".  Ed Evohé Didaska.
Traducciones de fuentes latinas: Ed. Gredos.

Fotos:

http://es.wikipedia.org/wiki/Pollice_verso#/media/File:Jean-Leon_Gerome_Pollice_Verso.jpg
LILLO, F. "Gladiadores.  Mito y realidad".  Ed Evohé Didaska.





About María Engracia Muñoz-Santos

1 comentarios :

Con la tecnología de Blogger.